Archivo | Amor RSS feed for this section

Cuenta la leyenda

14 Mar

Cuenta la leyenda que Buda fue hijo de un poderoso rey. Éste, para economizarle los dolores del mundo, lo educó dentro de un palacio rodeado de jardines y altos muros, sin darle la oportunidad de salir a ver la ciudad. Buda, creció así encerrado, colmado de buenos tratos, bellos servidores, plantas maravillosas, manjares exquisitos, lujos extremos. Se convirtió en un príncipe encantador, sin haber conocido el menor problema. Siempre encerrado en su paraíso, le fue otorgada la más hermosa mujer del reino, con la que tuvo un hijo. Una tarde, paseándose por sus jardines, vio caer de un árbol a un pajarito. Nunca había visto a un ser muerto. Tuvo una profunda conmoción. Se dio cuenta que su mundo era artificial. Decidió escaparse para ver qué era el mundo real. Abandonando a su esposa, su hijo y su padre, escaló un muro y, con ojos asombrados, recorrió las calles. Vio por primera vez la pobreza, lo que le embargó el alma de pena, sintiéndose culpable. Pero más aún le hizo sufrir ver a la gente de edad: todos sus servidores habían sido jóvenes, su padre le ocultó la vejez. Después vio con horror a enfermos, y por último le afectó ver una comitiva llevando a un muerto. ¡La vejez, la enfermedad y la muerte le parecieron una maldición! Fue entonces cuando decidió vivir sin bienes materiales y sentarse a meditar bajo un árbol para alcanzar la liberación, eliminando sus deseos y su yo individual hasta alcanzar la iluminación, cesando así de reencarnarse… Es decir que para él, el mayor mal era haber nacido… Me permito no estar de acuerdo. Para mí el mayor regalo que he recibido es haber nacido en esta inmensa obra de arte que es el Universo. La pobreza, propia o ajena, desaparece aprendiendo a compartir. Lo seres humanos acabarán por comprender esto o desaparecerán de la faz de la tierra. La enfermedad, mucho más que afectar al cuerpo, afecta al ego. Cesa de ser un monstruo terrorífico cuando la usamos como Maestro, aceptándola con humildad: ella nos enseña la sublime calma de la entrega. La inevitable muerte, es decir el cambio necesario que permite el continuo nacimiento de la vida, se endulza cuando aprendemos a jugar. La realidad se convierte en un sueño milagroso, cuando aprendemos a danzar con ella hasta nuestro último destello de conciencia. Y la bendita vejez, que nos hace desprendernos de lo superfluo para guardar lo esencial, cesa de ser decadencia y se convierte en sabiduría cuando nos entregamos al amor sin límites. ¡Vivir, para mí, a pesar de los golpes tremendos que he recibido en el camino, ha sido una fiesta divina! ¡Qué me importa morir si he conocido el amor!

La flor de la honestidad

26 Ene

Se cuenta que allá para el año 250 A.C., en la China antigua, un príncipe de la región norte del país estaba por ser coronado emperador, pero de acuerdo con la ley, él debía casarse. Sabiendo esto, él decidió hacer una competencia entre las muchachas de la corte para ver quién sería digna de su propuesta. Al día siguiente, el príncipe anunció que recibiría en una celebración especial a todas las pretendientes y lanzaría un desafío. Una anciana que servía en el palacio hacía muchos años, escuchó los comentarios sobre los preparativos. Sintió una leve tristeza porque sabía que su joven hija tenía un sentimiento profundo de amor por el príncipe. Al llegar a la casa y contar los hechos a la joven, se asombró al saber que ella quería ir a la celebración. Sin poder creerlo le preguntó:

– “¿Hija mía, que vas a hacer allá? Todas las muchachas más bellas y ricas de la corte estarán allí. Sácate esa idea insensata de la cabeza. Sé que debes estar sufriendo, pero no hagas que el sufrimiento se vuelva locura”

+ “No, querida madre, no estoy sufriendo y tampoco estoy loca. Yo sé que jamás seré escogida, pero es mi oportunidad de estar por lo menos por algunos momentos cerca del príncipe. Esto me hará feliz”

Por la noche la joven llegó al palacio. Allí estaban todas las muchachas más bellas, con las más bellas ropas, con las más bellas joyas y con las más determinadas intenciones. Entonces, finalmente, el príncipe anunció el desafío:

– “Daré a cada una de ustedes una semilla. Aquella que me traiga la flor más bella dentro de seis meses será escogida por mí, esposa y futura emperatriz de China”.

La propuesta del príncipe seguía las tradiciones de aquel pueblo, que valoraba mucho la especialidad de cultivar algo, sean: costumbres, amistades, relaciones, etc. El tiempo pasó y la dulce joven, como no tenía mucha habilidad en las artes de la jardinería, cuidaba con mucha paciencia y ternura de su semilla, pues sabía que si la belleza de la flor surgía como su amor, no tendría que preocuparse con el resultado. Pasaron tres meses y nada brotó. La joven intentó todos los métodos que conocía pero nada había nacido. Día tras día veía más lejos su sueño, pero su amor era más profundo. Por fin, pasaron los seis meses y nada había brotado. Consciente de su esfuerzo y dedicación la muchacha le comunicó a su madre que sin importar las circunstancias ella regresaría al palacio en la fecha y hora acordadas sólo para estar cerca del príncipe por unos momentos. En la hora señalada estaba allí, con su vaso vacío. Todas las otras pretendientes tenían una flor, cada una más bella que la otra, de las más variadas formas y colores. Ella estaba admirada. Nunca había visto una escena tan bella. Finalmente, llegó el momento esperado y el príncipe observó a cada una de las pretendientes con mucho cuidado y atención. Después de pasar por todas, una a una, anunció su resultado. Aquella bella joven con su vaso vacío sería su futura esposa. Todos los presentes tuvieron las más inesperadas reacciones. Nadie entendía por qué él había escogido justamente a aquella que no había cultivado nada. Entonces, con calma el príncipe explicó:

– “Esta fue la única que cultivó la flor que la hizo digna de convertirse en emperatriz: la flor de la honestidad. Todas las semillas que entregué eran estériles”.

A %d blogueros les gusta esto: